Apoyo a la educación: Técnicos acuícolas del Liceo de Tongoy se perfeccionan en monitoreo de variables oceanográficas

1_taller_FEstudiantes de 3° y 4° medio de la carrera técnico profesional en acuicultura del Liceo Carmen Rodríguez Henríquez de Tongoy, son parte del programa de transferencia de conocimientos científicos y tecnológicos desarrollado por el CEAZA. En esta línea, apoyados por investigadores y profesionales vinculados al mar, los alumnos iniciaron sus clases sobre variables oceanográficas, manejo de equipos de medición y análisis de datos.

Al alero del proyecto de fortalecimiento territorial, adjudicado al CEAZA en el marco del “II Concurso de fortalecimiento de centros regionales para el desarrollo territorial mediante proyectos de I+D 2016”, y titulado “Desarrollo de capacidades y bases técnicas para la adaptación al cambio climático en la acuicultura de bivalvos”, los estudiantes ampliarán sus conocimientos en acuicultura, enfocándose en las necesidades de la industria y conociendo de cerca el trabajo desarrollado en la empresa acuícola local.

“El proyecto permite que los conocimientos que desarrollamos en el centro puedan tener una bajada eficiente, en el sentido que fortalece la actividad docente y la formación de técnicos en acuicultura, por lo tanto permite generar o reforzar la formación de capital humano, que no sólo va a desarrollar una actividad de manera mecanicista sino con un entendimiento de lo que está haciendo y para qué”, asegura el Dr. Victor Aguilera, Oceanógrafo del CEAZA e investigador asociado.

“Bioparámetros” es el nombre del primer módulo que contempla el programa de transferencia, en él se prioriza el aprendizaje de parámetros oceanográficos y análisis de variaciones en el ambiente marino. Asimismo se introduce a los alumnos en la utilización de equipos que miden variables de relevancia para la acuicultura marina, como son la temperatura, la salinidad y el pH.

Dr. Victor Aguilera enseñando a medir pH.

Dr. Victor Aguilera enseñando a medir pH.

“El pH es muy importante pues estamos en una zona que se caracteriza por tener aguas con alta corrosividad, una corrosividad natural producto de la surgencia marina”, puntualiza el especialista y añade que “a diferencia de lo que se hacía históricamente en el monitoreo de las condiciones ambientales, el pH está tomando mayor relevancia no sólo por la variabilidad natural sino por un tema que nos atañe, y que está afectando a los océanos del mundo, me refiero a la acidificación del mar. Entonces también pudimos enseñarles a los estudiantes sobre mediciones de pH, utilización de pHmetro, relevancia del equipo y escalas naturales y no naturales del parámetro”.

Ante la iniciativa el director del Liceo de Tongoy, Hector Cisternas, se mostró muy agradecido y abierto a colaborar en todo lo que signifique un enriquecimiento en el aprendizaje de los estudiantes. “Si bien es cierto nosotros estamos sujetos a un currículum a módulo de aprendizaje, considero que todo lo que enriquezca a estos módulos indudablemente se verá reflejado luego en la formación profesional de los alumnos, y eso, es un plus más que les otorgará herramientas diferentes para poder ser considerados en futuros empleos”, sostiene.

Investigación científica

Otra arista del proyecto, que cuenta con el apoyo del Núcleo Milenio MUSELS, es el desarrollo de investigación científica en la bahía de Tongoy, a través de un sistema de monitoreo de agua de mar y otro al interior de los recintos donde se cultivan las larvas de ostión (o hatcheries) para medir las variables físico-químicas en los sistemas de cultivo larval.

Lo que esperan es utilizar observaciones ambientales para probar experimentalmente las causas de las mortandades de ostiones, establecer límites óptimos para su cultivo y desarrollar un sistema industrial de control de la calidad del agua en conjunto con la empresa acuícola local INVERTEC. Este desarrollo también involucrará establecer capacidades y definir escenarios económicos y ambientales para su implementación con la comunidad de Tongoy y los gremios.

Dr. Bernardo Broitman explicando cómo utilizar datos de la página del CEAZA Met.

Dr. Bernardo Broitman explicando cómo utilizar datos de la página del CEAZA Met.

El Dr. Bernardo Broitman, director del proyecto e investigador CEAZA y MUSELS, explica que estudiarán cómo varían una serie de parámetros ambientales en la bahía, particularmente aquellos que afectan a la industria acuícola; variables oceanográficas como la temperatura, salinidad, oxígeno y concentración de clorofila, además del pH. Así como también variables meteorológicas como dirección y velocidad del viento, temperatura del aire, entre otras.

“Vamos a tratar de establecer cómo estas variables del medio marino se relacionan con las condiciones que se experimentan al interior de los recintos donde se cultivan las larvas de ostión (o hatcheries), las que luego se ponen en el mar. De esta manera, esperamos poder entender, anticipar y, eventualmente, mitigar condiciones oceanográficas desfavorables para el cultivo en los hatcheries”, asegura.

Asimismo se llevarán a cabo experimentos que pondrán a prueba las capacidades fisiológicas del ostión, que servirán para determinar, en un ambiente controlado, cuáles son los efectos de los rangos de variación en las larvas de dicha especie.

Cabe destacar que todo lo que realicen en la industria será replicado en el liceo de Tongoy. “Con el apoyo pedagógico pertinente, esperamos que los estudiantes hagan sus prácticas y eventualmente logren una inserción laboral en la industria. De esta manera, mejorarán sus capacidades y ayudarán a que la industria adopte prácticas tecnológicamente más avanzadas, como es el monitoreo de las variables ambientales, mediante la incorporación de mano de obra calificada”.

Sumado a ello, se diseñará un programa de capacitaciones enfocado a trabajadores acuícolas, PyMEs y profesores del Liceo Técnico de Tongoy, que abordará temas de oceanografía física y química básica, uso de instrumentos de medición y preparación e interpretación de datos. Todo esto con el fin de darle, por un lado, independencia a los docentes con respecto a los conocimientos que están entregando los científicos, para que luego ellos puedan continuar solos con el programa, y por otro, para fortalecer al capital humano y la producción acuícola de ostión de Tongoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *