Luis Moncayo, presidente directorio corporación CEAZA: Aniversario 14º CEAZA

LMoncayo_Presidente_Dir_CEAZAUna de las preocupaciones fundamentales y constantes del CEAZA ha sido mantener sus estándares de producción científica. En ese sentido, el 2016 fue muy positivo y demostró que avanzamos en esta materia. Si careciéramos de ese trabajo el resto de nuestro quehacer no tendría sentido. Por ello, quisiera hacer un reconocimiento a nuestros científicos por mantener e impulsar estos esfuerzos y por aportar con sus redes regionales, nacionales e internacionales de investigación. En la medida que ellos demuestran capacidad para incorporarse a equipos de pares de dimensión global, las relaciones institucionales con entidades de otras partes nos enriquecen y cobran sentido.

También se destaca del período terminado los esfuerzos por concretar la nueva infraestructura institucional. Agradecemos la disposición del Ministerio de Bienes Nacionales, que nos permite aproximarnos a la disposición del terreno para construir el edificio corporativo.

Sabemos que es un proceso largo, pero vamos bien encaminados. El año anterior estuvo marcado por numerosas labores de transferencia tecnológica que efectuamos. Sin embargo, creemos que aún existe espacio para mejorar nuestra gestión y acercar más el trabajo del CEAZA a las necesidades del sector productivo, para colaborar en su eficiencia, calidad, utilizando el conocimiento científico, respetando el entorno natural, y aportando a la lógica de sustentabilidad que sus actividades deben mantener.

Otro aspecto que marcó la pauta del 2016 fue consolidar el trabajo de hacer “ciencia en el territorio”. En nuestra opinión, no es lo mismo investigar en Punta Arenas que en el Desierto de Atacama. Por esa razón, nos esmeramos por generar, transferir y divulgar conocimiento con identidad y sentido territorial, para avanzar en la apropiación ciudadana de los resultados de la investigación y hacer ciencia desde lo local para el mundo. Hoy podemos decir que la  institución se despliega en gran parte de la Región, a través de iniciativas que nos han permitido dar un paso gigantesco en esta lógica.

En esta misma área, quisiera referirme a la puesta en valor de espacios naturales de la zona que desarrollamos con la comunidad, como es el caso del trabajo conjunto con los vecinos el sector de El Culebrón, en la comuna de Coquimbo. Acá nos sumamos a una mesa convocada por el Gobierno Regional, donde también participa la Municipalidad de Coquimbo. Creemos que esta es una oportunidad para mejorar la gestión de esa microcuenca, a fin de preservarla, protegerla, administrarla e incorporarla a los bienes públicos regionales, con características importantes como ecosistema, objeto de estudio y lugar de recreación.

Otro ejemplo de apertura con la ciudadanía es el Congreso Regional del Futuro, realizado en enero de 2017, donde científicos extranjeros y chilenos discutieron sobre cambio climático (CC), y que en esta segunda versión contó con nuestra institución, desde la perspectiva de la biodiversidad. Además, allí estudiantes de dos iniciativas de la Universidad Católica del Norte, Científicos de la Basura y PAR Explora Coquimbo, apoyadas por el CEAZA, proporcionaron su visión de los efectos del CC en los lugares que habitan. Esto a partir de las competencias adquiridas en esos programas. Allí existe una señal potente del rol de los niños en la investigación, porque también es en esos espacios donde surgen los talentos científicos.

Asimismo, quiero relevar de una manera icónica al Núcleo Milenio de Ecología y Manejo Sustentable de Islas Oceánicas, que también cuenta con investigadores del CEAZA. Creo que este grupo de 22 investigadores está dando una señal potente al país y al mundo respecto a preservar ese gran capital conformado por nuestro territorio insular, por medio de políticas públicas y de un cambio de conducta en las personas, estudiando la eco región de Rapa Nui y Motu Motiro Hiva, con el fin de proporcionar bases científicas para generar una estrategia de conservación y manejo sustentable de los ecosistemas y recursos marinos.

Por último, durante 2016 hemos contribuido al mejoramiento e innovación en políticas públicas de ciencia y tecnología nacionales, área en la que hemos colaborado, desde hace años, en diversas instancias formales del Estado. En ese sentido, nos complace el envío del proyecto de ley que creará el nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología, anunciado por la Presidenta de la República Michelle Bachelet. Por ser una necesidad urgente del país, esperamos que el ritmo de generación de esas políticas se condiga con las exigencias y cambios que el país experimenta tanto en su población como en su estructura productiva. Estamos convencidos que una nueva política en esta materia establecerá las áreas precisas a incentivar y brindará reglas del juego claras para desarrollar capital humano avanzado en todo Chile y, consecuentemente, para generar nuevo conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *