Laboratorio de Paleoclimatología: CEAZA aporta a la reconstrucción histórica de los primeros habitantes continentales

DSCN9736El Dr. Antonio Maldonado, paleoclimatólogo CEAZA, destaca la ocupación humana continua de los primeros habitantes de esta parte del mundo, desde los 11 mil años atrás hasta el presente como uno de los resultados importantes que se ha podido corroborar con el proyecto FONDECYT “Dinámicas humanas y ambientales durante el Holoceno (10 mil años a la actualidad) en el norte de Aisén”. La iniciativa dirigida por el antropólogo y arqueólogo Dr. César Méndez del Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP), en la que también participa el Dr. Maldonado y la Dra. María Eugenia de Porras del CEAZA, evalúa a corto y largo plazo la dinámica entre humanos y medioambiente pasado en la Cordillera de Los Andes de esa parte del sur de Chile.

“Tanto los registros de carbón, que de alguna manera pueden tener una influencia climática pero también humana, muestran bastante coherencia con las curvas de ocupación humana en el sector”, detalla el científico CEAZA.

Precisa que si bien hay otras ocupaciones más tempranas en Chile y en el continente, las que ellos estudian están dentro del rango de los primeros habitantes en Sudamérica, donde los restos más antiguos encontrados se remontan a 14 mil años atrás.

La región patagónica en estudio fue una zona poco habitada, visitada intermitentemente por cazadores-recolectores, los cuales fueron afectados por el cambio climático de entonces, que también generó efectos medibles en el medioambiente en que vivieron. El trabajo aborda el análisis desde la arqueología, geomorfología y desde las herramientas de la paleoclimatología, como el registro de polen y carbón.

“El proyecto es de arqueología y nosotros complementamos el trabajo de esa área. En ese contexto, lo más destacable ha sido la sinergia y la investigación interdisciplinaria que se ha dado entre esas disciplinas y la paleoclimatología”.

Ambos equipos, el arqueológico del CIEP y el de paleoclima del CEAZA, también trabajan en la Región de Coquimbo, en un área que abarca el sector de Los Vilos, Combarbalá y otras zonas. Desde este año realizan estudios en el interior del Choapa.

Ambos equipos, el arqueológico del CIEP y el de paleoclima del CEAZA, también trabajan en la Región de Coquimbo, en un área que abarca el sector de Los Vilos, Combarbalá y otras zonas. Desde este año realizan estudios en el interior del Choapa.

Con el análisis conjunto los investigadores han observado que los humanos migraron hacia el oeste junto con el retroceso del bosque. “Pareciera que la gente prefirió mantenerse más en la estepa y cuando el bosque retrocedió ellos avanzaron más al oeste. Eso no significa que no hayan habido ocupaciones humanas dentro del bosque, pero aparentemente son más escasas y más difíciles de encontrar”, comenta Maldonado.

Ambos equipos, el arqueológico del CIEP y el de paleoclima del CEAZA, también trabajan en la Región de Coquimbo, en un área que abarca el sector de Los Vilos, Combarbalá y otras zonas. Desde este año realizan estudios en el interior del Choapa.

Reconstrucción del paleoclima

Si bien existen variados grupos de investigación reconstruyendo el paleoambiente tanto del norte como del sur de Chile, específicamente en el Norte Chico el área de paleoclimatología CEAZA ha podido aportar significativamente para conocer la historia del clima del pasado del sector, de forma consistente, durante más de una década.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *