Boletín Climático febrero: Pronostican paulatina retirada de El Niño y posible otoño seco

ENOS

(Izquierda) El Niño comenzaría su retirada en los próximos meses. Pronóstico de precipitaciones para el invierno se presenta incierto.

Según el boletín climático del CEAZA correspondiente al mes de febrero del 2016,se prevé la retirada del fenómeno de El Niño, propiciando una estación de otoño seco y de un invierno todavía incierto.

El evento de El Niño- Oscilación del Sur (ENOS) y su influencia que ejerce sobre las variables atmosféricas, ha generado un verano con altas temperaturas, con valores mayores al promedio climatológico.

“Si bien durante el presente trimestre la señal alcanza un valor máximo  histórico, mayor incluso que El Niño de 1997, comienza a cambiar su tendencia y todo indica que su señal debería comenzar a declinar durante los próximos meses”, indica el Boletín Climático de CEAZA correspondiente a febrero del 2016.

Según las proyecciones que plantea el informe, ENOS prevalecería  hasta parte del segundo trimestre de este año con una probabilidad cercana al 60%, para posteriormente pasar a una fase neutra a mediados del próximo año. Es decir, hay un pronóstico aún incierto respecto al nivel de las precipitaciones invernales para este 2016.

El meteorólogo del CEAZA, Cristóbal Juliá señala que “existen altas probabilidades de que el otoño 2016 sea seco, ya que existe vasta evidencia de eventos pasados en El Niño en el que cuando éste se encuentra en su fase de retirada, en Chile central las precipitaciones disminuyen consistentemente”.

En tanto los pronósticos para este invierno serían inciertos. “Estadísticamente hay 50% de probabilidad de que sea neutro y 50 % de que comience a desarrollarse una fase de La Niña. Esto último es altamente probable, ya que de los eventos fuertes de El Niño registrados durante el último siglo, en casi todos, éstos fueron seguidos por un evento de La Niña”, explica el especialista.

Déficit de agua embalsada

En tanto, en total los embalses de la Región de Coquimbo alcanzaron un 36.5 % de su capacidad máxima, a pesar de las precipitaciones invernales y los deshielos cordilleranos.  Los de mayor tamaño como La Paloma, El Puclaro, Cogotí y Recoleta siguen muy por debajo de su capacidad.

A pesar de esa cifra, otros embalses más pequeños como La Laguna en Elqui junto a El Bato y Corrales en Choapa, se llenaron durante los deshielos de los meses pasados.

Caudales dentro del promedio histórico

Caudales medidosSe observa una normalización parcial de las principales fuentes hídricas en enero, especialmente en las tres cuencas de Elqui, Limarí y Choapa, donde se ha visto una recuperación en los niveles de sus caudales.

En resumen, el río Elqui se mantuvo por 6.4 años bajo el promedio histórico hasta enero de 2016, y ahora vuelve a la baja. En la provincia de Limarí el caudal del Río Grande en las Ramadas, se recuperó terminando con 6.3 años bajo el promedio histórico, sin embargo, experimenta una nueva caída. Finalmente, el Río Choapa, también rompió la tendencia deficitaria, de  5.6 años bajo el promedio y una leve mantención del caudal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *